Ayn Rand: “Bajo un sistema individualista, los hombres son siempre iguales ante la ley”

Bajo un sistema individualista, los hombres son siempre iguales ante la ley. Cada uno tiene idénticos derechos ya sea considerado en forma aislada o como parte de un grupo de un millón

En el sistema colectivista, los hombres tienen que conspirar unos contra otros y quién mejor lo logre obtendrá todos los derechos, mientras queel perdedor (ya sea uno o un grupo minoritario) no los tendrá. Cualquier persona puede ser un amo absoluto o un esclavo sin remedio según su capacidad de intriga o conspiración.

Un ejemplo del primer sistema: Los Estados Unidos de Norteamérica. (Remitirse a la Declaración de Independencia).

Una muestra del segundo sistema constituye la Rusia Soviética y la Alemania Nazi. Bajo el sistema Soviético, millones de campesinos o «Kulaks» fueron exterminados por la ley, una ley que se justificaba en el pretexto del interés conveniencia o beneficio de la mayoría y que satisfacían al grupo dominante de turno, grupo que se caracterizaba por ser anti-kulak. En el sistema Nazi, millones de judíos fueron exterminados en base a una ley justificada en el pretexto de convenir a la mayoría dominante identificada por su anti-semitismo. Las leyes soviética y nazi fueron el resultado consecuente e inevitable del principio de Colectivismo. Cuando son llevados a la práctica, principios que no reconocen la moral y los derechos humanos, lo único que se obtiene es brutalidad.

Ayn Rand

ayn-rand1

Share with:

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.