“La pérdida de individualidad significa negación de libertad, es la búsqueda del estado socialista”

La pérdida de individualidad significa negación de libertad, es la búsqueda del estado socialista donde nadie es responsable de sus acciones ni propiedad, de esta forma el estado nos dice: “yo me ocupo de todo, vosotros sólo tenéis que obedecerme para que todo funcione bien, si hay una crisis yo crearé una demanda artificial para reanimar la economía, si alguno de nuestros grupos de presión necesita más recursos para su subsistencia yo los alimentaré, si aumenta la delincuencia no os defendáis yo la combatiré, en fin, sólo tenéis que actuar como robots socialistas, como sirvientes míos en lo social y como simples homos oeconomicus en lo económico; no penséis, no actuéis sin mi consentimiento, yo os adoctrinaré con mis leyes, monopolios mediáticos, escuelas y universidades; sólo ser dóciles y mantenedme”.

A igual que el programador informático, que hace un ordenador o programa a su medida, el estado hace lo mismo con el individuo. Lo parametriza, le dicta las reglas, le prohíbe todo lo que puede hacer… En resumen, vuelve al individuo un robot, un ser cobarde e indefenso incapaz de actuar ante cualquier tipo de situación no planificada. El hombre ha perdido su esencia de ser humano, es decir, su individualidad. Ante la delincuencia no sabe como actuar, no tiene elección; sólo el estado puede defenderle, y cuando éste falla, y no pocas veces ocurre, entonces reclama un estado más fuerte aún.

El mensaje del estado ha tenido al final su éxito. Tal situación no sólo ha creado un ilimitado aumento de impuestos y endeudamiento de los gobiernos, sino que ha vuelto al hombre en un cordero inútil, cobarde e incapaz de defender lo suyo, al final, el hombre, ha acabado sucumbiendo al nefasto socialismo estatista.

En consecuencia la sociedad, incapaz de despegarse de su verdugo al que ella considera su padre protector, pide soluciones estatistas, que lejos de solucionar la situación sólo la empeoran más. Para el ciudadano de hoy día la culpa de la delincuencia la tiene los inmigrantes que el estado no ha adoctrinado; no se han integrado, es decir, no han perdido aún su personalidad y como remedio proponen crear lugares de acogida donde se les hagan lavados de cerebro en pro de una “sociedad moderna e igualitaria”, la culpa de la delincuencia la tiene, también, los padres que omiten sus responsabilidades porque evidentemente no son ellos quienes han de educar a sus hijos, sino las escuelas públicas. También culpan a la justicia —confundiéndola con la ley—, que efectivamente, sólo se adapta a los designios de los grupos de presión, y como solución proponen una ley más dura con todos, delincuentes o no; se pide más policía que controle la sociedad, más leyes que dicten cada acción del hombre.

Jorge Valín

ft-socialismo-pobreza-2

Share with:

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.